Menu
Buscar
VirginiaPotts
+1
11 votos
8 clicks

4 para destacar

552 lo han visto

- En portada 3 años - Compartido por
Editar
Eliminar
Eliminar de un grupo
{eliminar_muro}
Destacar en el grupo
Destacar
Compartido por {nick_compartidomuro}
{txt_compartidomuro}
Mostrar traducción
¡Muy buenos días, grupo! ¿Cómo estáis? Cuando hablamos de Educación Pública, pensamos en educación de calidad, de valores, de igualdad, de respeto y de tolerancia. Pensamos en los grandes profesionales que tienen el placer de contar esos centros educativos. Pensamos en atención individualizada, en atención personalizada. En una educación que tiene en cuenta la diversidad y las necesidades educativas especiales. Una educación, en resumen, para todos. Pero muchas personas no son conscientes de lo que está pasando, de todos los recortes que se están llevando a cabo en la Educación Pública. Con el paso de los días, los políticos están apoyando, promocionando y subvencionando a centros concertados y privados. Pero ese no es el problema, el problema es que se está quitando recursos a la educación para todos. Se está despidiendo a profesores y maestros, y se está subiendo la ratio de alumnos por aula, como si ya fuera poco. ¿Cómo esperan que la Educación Pública ofrezca la calidad que todas las personas esperan? ¿De verdad creemos que un maestro por muy eficaz y profesional que sea va a poder desempeñar bien su trabajo con 25 alumnos a los que atender sin ningún tipo de ayuda? Mencionemos a los interinos, esos decentes que se ven "negros" para conseguir una plaza en centro público, que se esfuerzan, que trabajan más horas de las debidas y que su sueldo puede resultar insultante. Mencionemos a los alumnos en prácticas, que muchas veces son el único apoyo que tienen los maestros durante tres o cuatro meses. Hablemos de las familias humildes que creían en la Educación Pública, y que han tenido que vivir la reducción de becas para libros de texto y material escolar. Hablemos de esos alumnos que con esfuerzo, optimismo e ilusión acaban Bachillerato y se les deniegan la beca para estudiar una carrera. Y precisamente, se las deniegan a las familias que de verdad lo necesitan. Mientras tanto, los que administran el país siguen y seguirán robando. Y lo peor de todo es que son conscientes que por eso (y muchas otras cosas más), cientos de estudiantes no han podido acceder a una educación. De esta manera, ofendiendo a la Educación Pública, no respetándola y casi olvidándola, se está fomentando la desigualdad entre las familias y alumnos, creando una red de elitismo. Esperad, ¿quizás es eso lo que quieren alcanzar algunos, no?


Escribe un comentario...

Google+ Pinterest Instagram

Te puede interesar...